Atención - Este sitio usa cookies

Al navegar o utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de ellas. Puede cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Saber más

Acepto

Una cookie es un fichero que se descarga en el ordenador/smartphone/tablet del usuario al acceder a determinadas páginas web para almacenar y recuperar información sobre la navegación que se efectúa desde dicho equipo.
 
Política de cookies: Esta Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.
 
¿Cómo se utilizan las cookies? Al navegar por este portal Web el usuario está aceptando que se puedan instalar cookies en su terminal y que nos permiten conocer la siguiente información: - Información estadística del uso de la web. - El 'login' del usuario para mantener la sesión activa en la web. - El formato de la web preferente en el acceso desde dispositivos móviles. - Las últimas búsquedas realizadas en los servicios de la web y datos de personalización de estos servicios. - Información de las encuestas en las que ha participado el usuario. - Datos de la conexión con las redes sociales para los usuarios que acceden con su usuario de Facebook o Twitter.
 
¿Cómo administrar cookies en el navegador? El usuario tiene la opción de permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su terminal:

Para ajustar los permisos relacionados con las cookies en el Navegador Google Chrome: - Hacer clic en el menú situado en la barra de herramientas. - Seleccionar Configuración. - Hacer clic en Mostrar opciones avanzadas. - En la sección “Privacidad” hacer clic en el botón Configuración de contenido. - En la sección de “Cookies” se pueden configurar las opciones.

Para ajustar los permisos relacionados con las cookies en el Navegador Mozilla Firefox: - En la parte superior de la ventana de Firefox hacer clic en el menú Herramientas. - Seleccionar Opciones. - Seleccionar el panel Privacidad. - En la opción Firefox podrá elegir: Usar una configuración personalizada para el historial para configurar las opciones. * Más información sobre Mozilla Firefox.
 
Para ajustar los permisos relacionados con las cookies en el Navegador Internet Explorer 9: - En la parte superior de la ventana de Internet Explorer hacer clic en el menú Herramientas. - Seleccionar la pestaña de Seguridad y utilizar la opción Eliminar el historial de exploración para eliminar las cookies. Activar la casilla Cookies y, a continuación, hacer clic en Eliminar. - Seleccionar la pestaña de Seguridad y utilizar la Configuración mover el control deslizante totalmente hacia arriba para bloquear todas las cookies o totalmente hacia abajo para permitir todas las cookies. Tras ello, hacer clic en Aceptar. * Más información sobre Internet Explorer 9.
 
En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. En algunos navegadores se pueden configurar reglas específicas para administrar cookies por sitio Web, lo que ofrece un control más preciso sobre la privacidad. Esto significa que se puede inhabilitar cookies de todos los sitios salvo de aquellos en los que se confíe.

PIEZA DEL MES / FEBRERO 2017

Exvotos
Hojalata y plata
Entre 3 y 10 cm. de alto
Siglos XVIII-XIX

Monasterio de Santa María del Valle, Zafra


La enfermedad, los accidentes o cualesquier otro revés vital provocan dolor, angustia o desesperación a los que los sufren y a sus allegados. Son situaciones en las que todas las culturas han buscado auxilio y consuelo en lo sobrenatural.

Los cristianos, asimismo, ante el sufrimiento y la congoja, han venido encomendándose a Dios para afrontarlos. Pero, quizá por herencia pagana, la religiosidad popular ha concebido esta súplica como un trueque: ante una imagen sagrada, con fama de milagrera, se implora su intercesión para alcanzar un favor y se hace una manda.

Y por manda o promesa, que es el significado de la expresión latina ex voto, el solicitante entrega una ofrenda en reconocimiento y memoria del milagro o gracia recibida, que pasa a exponerse en la iglesia o capilla en la que se venere la imagen taumaturga.

Estos exvotos, también llamados antiguamente milagros, presentalla o, simplemente, voto, son muy variados. Aunque, como tales se consideran desde las velas y cirios, que se encienden al demandar la ayuda divina, hasta retablos, vasos sagrados o alhajas para ornar las imágenes; son, sin embargo, cuadros pintados narrando el milagro acaecido, trenzas de pelo, muletas, uniformes, vestidos de boda o mortajas, fotografías o textos escritos y, sobre todo, figuras que reproducen el cuerpo entero o algún miembro, los exvotos más frecuentes.

De este último tipo, el Convento de Santa Clara aún conserva varios que fueron ofrendados a las imágenes de la Virgen del Valle y de san José: en hojalata recortada y repujada están hechas la figura femenina, la pierna y los pares de ojos y en plata laminada, recortada y grabada las dos piernas. Testigos mudos de la intercesión divina en la sanación de devotos en pasados siglos.

 

Descargar Pieza del Mes / febrero 2017

 

 

Galería alta del Museo
Hasta el 28 de febrero de 2017
piezames feb_17_cartela2_001

PIEZA DEL MES / ENERO 2017

Sacras
Plata y madera
35 x 33,5 x 3 cm
Antonio Ruiz el Mozo
Taller cordobés
1807

Monasterio de Santa María del Valle. Zafra

 

 


Dentro de las reformas de la capilla mayor de Santa Clara, durante los siglos XVIII y XIX, está el encargo de un juego de sacras para el altar. Innovaciones que buscaban dar mayor fastuosidad a la imagen de Nuestra Señora del Valle, que se veneraba en el retablo mayor, y más aparato y solemnidad a la celebración de la misa conventual.

Las sacras o tabellae secretarum, como las denomina el Misal Romano, se colocaban en el altar y asistían al celebrante para recitar las fórmulas litúrgicas, unas invariables y otras que debían de ser recitadas en voz baja, sin necesidad de acudir al Misal.

Aunque en el siglo XVI se presentaban unidas en forma de tríptico, a partir del Concilio de Trento se separan. Las más sencillas iban impresas en papel y enmarcadas con mayor o menor lujo. Pero las había fabricadas en materiales nobles, como las que exponemos.

A la izquierda del altar, se colocaba la sacra que lleva el prólogo del Evangelio de san Juan y, a la derecha, la de las formulas del lavatorio de manos. En la que se situaba en el centro, que es de mayor tamaño y puede verse en la Sala La Piedad Nobiliaria del Museo, van las palabras de la Consagración, que debían ser pronunciadas con exactitud por el sacerdote mientras, inclinado sobre el altar, sostenía en sus manos las especies sacramentales en la patena o en el cáliz.

Este juego de sacras, decorado con guirnaldas y rosetas alrededor de los marcos que contienen los textos, es obra del platero Antonio Ruiz el Mozo, que lo hizo en 1807. Por su ornato estas piezas se insertan en la producción neoclásica de este artífice cordobés.

 

 

 

 

 

 

Galería alta. Hasta el 31 de enero de 2017

piezames ene_17_cartela2_001
piezames ene_17_cartela1_001

PIEZA DEL MES - DICIEMBRE 2016

MATRICES DE LOS SELLOS DEL MINISTRO PROVINCIAL FRANCISCANO DE SAN MIGUEL INFRA TAGUM
Bronce  
6.5 x 2 x 4.7 cm
8 x 5.2  cm
Circa 1744
Monasterio de Santa María del Valle, Zafra


Para autentificar documentos, desde antiguo, se acostumbraba a sellarlos con una impronta de cera u otro material, a los que desde el siglo XV se sumó el lacre.

Los sellos se obtenían mediante presión con una matriz, cuya inscripción e imagen aluden al fedatario que verificaba así su intervención y voluntad manuscrita.

Con ese fin se hicieron las matrices propias del ministro provincial franciscano de la de San Miguel Infra Tagum. Quién, como prelado superior, tenía la misión de regir las comunidades de Hermanos menores establecidas en Extremadura al sur del Tajo.

Aunque, en la región la presencia franciscana se remonta al siglo XIII, hasta 1514 no se funda la primera Custodia seráfica. Mas eran tiempos duros en la Orden, al substanciarse la división entre observantes y conventuales.

Como consecuencia, en 1519, se funda la Provincia de Observantes de San Gabriel, en la que se incluye el convento zafrense de San Onofre de La Lapa. Y, en 1548, los conventuales crean la de San Miguel, de la que formarían parte los monasterios de San Benito y de Santa María del Valle establecidos en la villa.

Esta última Provincia perdurará hasta 1744, en que se subdivide en Supra e Infra Tagum, y sus conventos adscritos dependiendo de su situación respecto del río.

La matriz para cera y papel (sello de placa) trae en su campo a san Miguel, derrotando al maligno, junto a san Francisco; y a tan solo el Arcángel en la del sello de lacre. En la orla, ambas traen la leyenda «SIGILLUM . MINISTRI . PROVINTIAE . S[ancti] . MICHAELIS . INFRA . TAGUM», pero abreviada en la segunda.

 

 

 

 

Galería alta del Museo. Hasta el 31 de diciembre de 2016

 

 

 

 

 

 

 

piezames dic_16_cartela2_internet_001
piezames dic_16_cartela1_001

PIEZA DEL MES - NOVIEMBRE 2016

Pirámide-relicario de San Félix
Plata dorada y cristal
54.7 x 16 Ø cm 
Taller madrileño
Circa 1600


Monasterio de Santa María del Valle, Zafra

 

 

 

 

En la mañana del domingo 2 de noviembre de 1603, tras una solemne procesión, el escribano público daba fe de la entrega en depósito al convento de Santa Clara de un conjunto de relicarios y de preseas propios de los duques de Feria.

Entre ellos iba, y así lo anotaba, una «pirámide de plata con su pie y con su bedriera y en ella un güeso del braço de san Féliz, mártir». La pieza, una de las tres pirámides manieristas mandadas, deja ver los restos óseos del santo, como las otras dos los de los mártires Marcial y Vidal, con sus nombres escritos con letras doradas sobre filacterias de pergamino.

Pero, solo las de san Félix procedían de la saca de reliquias de catacumbas romanas, que el segundo duque hizo en 1592. Junto con ellas extrajo las de sus compañeros mártires, los diáconos Agapito, Esteban, Magno, Genaro e Inocencio, y las del papa Sixto II.

Todos habían muerto decapitados el 6 de agosto del 258, tras ser sorprendidos en celebraciones litúrgicas clandestinas en los cementerios de Calixto y del Pretextato. Martirios circunscritos en la persecución derivada de un edicto del emperador Valeriano, en el que se prohibía el culto cristiano y ordenaba la ejecución inmediata del clero.

El relicario, encargado por la duquesa Juana Dormer y realizado seguramente en un taller de platería madrileño, consta de un pie redondo y robusto, decorado con cabujones y ces incisas; astil que se ensancha en una macolla periforme con cabujones enmarcados por cartelas buriladas; y pirámide acristalada, para exhibir las reliquias. Se remata con una esfera coronada por una cruz, que evoca el triunfo del cristianismo sustentado en la fe de los mártires.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Galería Alta. Hasta el 30 de noviembre de 2016

piezames nov_16_cartela2_internet_001
piezames nov_16_cartela1