Atención - Este sitio usa cookies

Al navegar o utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de ellas. Puede cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Saber más

Acepto

Una cookie es un fichero que se descarga en el ordenador/smartphone/tablet del usuario al acceder a determinadas páginas web para almacenar y recuperar información sobre la navegación que se efectúa desde dicho equipo.
 
Política de cookies: Esta Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.
 
¿Cómo se utilizan las cookies? Al navegar por este portal Web el usuario está aceptando que se puedan instalar cookies en su terminal y que nos permiten conocer la siguiente información: - Información estadística del uso de la web. - El 'login' del usuario para mantener la sesión activa en la web. - El formato de la web preferente en el acceso desde dispositivos móviles. - Las últimas búsquedas realizadas en los servicios de la web y datos de personalización de estos servicios. - Información de las encuestas en las que ha participado el usuario. - Datos de la conexión con las redes sociales para los usuarios que acceden con su usuario de Facebook o Twitter.
 
¿Cómo administrar cookies en el navegador? El usuario tiene la opción de permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su terminal:

Para ajustar los permisos relacionados con las cookies en el Navegador Google Chrome: - Hacer clic en el menú situado en la barra de herramientas. - Seleccionar Configuración. - Hacer clic en Mostrar opciones avanzadas. - En la sección “Privacidad” hacer clic en el botón Configuración de contenido. - En la sección de “Cookies” se pueden configurar las opciones.

Para ajustar los permisos relacionados con las cookies en el Navegador Mozilla Firefox: - En la parte superior de la ventana de Firefox hacer clic en el menú Herramientas. - Seleccionar Opciones. - Seleccionar el panel Privacidad. - En la opción Firefox podrá elegir: Usar una configuración personalizada para el historial para configurar las opciones. * Más información sobre Mozilla Firefox.
 
Para ajustar los permisos relacionados con las cookies en el Navegador Internet Explorer 9: - En la parte superior de la ventana de Internet Explorer hacer clic en el menú Herramientas. - Seleccionar la pestaña de Seguridad y utilizar la opción Eliminar el historial de exploración para eliminar las cookies. Activar la casilla Cookies y, a continuación, hacer clic en Eliminar. - Seleccionar la pestaña de Seguridad y utilizar la Configuración mover el control deslizante totalmente hacia arriba para bloquear todas las cookies o totalmente hacia abajo para permitir todas las cookies. Tras ello, hacer clic en Aceptar. * Más información sobre Internet Explorer 9.
 
En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. En algunos navegadores se pueden configurar reglas específicas para administrar cookies por sitio Web, lo que ofrece un control más preciso sobre la privacidad. Esto significa que se puede inhabilitar cookies de todos los sitios salvo de aquellos en los que se confíe.

PIEZA DEL MES / NOVIEMBRE 2017

Matrices de sellos de pan y repostería 
Madera 
5 cm Ø x 2.5 cm
6.5 x 4 x 1.5 cm
Siglos XVII-XVIII

Monasterio de Santa María del Valle, Zafra

 

 


En el pasado el pan o la repostería se elaboraban en las casas y, después, se llevaban a los hornos públicos. Para evitar que las masas se confundieran tras su cocción, se acostumbraba desde la antigüedad a marcarlas con sellos de metal, cerámica o madera.

Esta práctica del sellado se empleaba también en los conventos, pues hasta el siglo XIX se permitía a algunas monjas seguir la llamada “vida particular” y disponer de celdas propias, ciertas ventajas alimenticias e, incluso, tener servidumbre. Como el horno era común para toda la comunidad, el uso de sellos se volvió necesario.

De las dos matrices expuestas, la romboidal está incompleta al faltarle el mango. En el campo, llevaba la cruz de la Orden de Santiago, sobre la que se grabó después una tosca cruz patada. En la orla, invertido para que al sellar la masa lo viésemos al derecho, lleva el lema latino «SI DEVS/ PRO NOBIS/ QVIS CON/TRA NOS», que puede traducirse como «si Dios está por nosotros ¿quién contra nosotros?», tomada de la Epístola a los Romanos (8,31) de San Pablo.

La otra matriz es cilíndrica y tiene las dos caras labradas. Se usaría probablemente para marcar galletas o pastillas, como se denominaban algunos tipos de repostería del pasado. En el anverso, el campo trae un corazón y una llave y, en la orla, la sentencia «ABRE Y VERAS LA VERDAD». Presentada como un jeroglífico, podría interpretarse como con esta llave (la fe) abre tu corazón y verás la verdad (Cristo). En el reverso, se muestra una cruz de ocho puntas o de San Juan, también conocida como cruz de Malta.

 

 

 

 

 

 

 

 

Galería alta del Museo
Hasta el 30 de noviembre de 2017
piezames nov_17_cartela_2
piezames nov_17_cartela_1

PIEZA DEL MES / OCTUBRE 2017

San Mamés mártir 
Grabado sobre papel 
20.5 x 14.8 cm
Francisco Jiménez y Pedro Gordillo
Sevilla
1774

Monasterio de Santa María del Valle, Zafra

 

 

 

 

En Capadocia, en el Oriente cristiano, nació en el siglo III Mamés, un pastor martirizado siendo aún niño y cuya breve biografía se adornó después con leyendas que entroncan con antiguas devociones paganas.

Por su ocupación se supuso que fue uno de los pastores que habrían acudido a Belén y por su nombre, que significaría “amamantado”, se ha vinculado con una cristianización de la diosa Cibeles, la Gran Madre.

Su leyenda lo hace predicador del Evangelio a animales salvajes y quesero, ya que alimentaba a los pobres con el producto del ordeño de las bestias, de lo que resulta que sus imágenes se rodeen de ciervas y lecheras.

Acusado de hechicería, para ajusticiarlo, primero le echaron a la arena del anfiteatro, donde las fieras que debían devorarlo se tumbaron a sus pies; después, fue metido en un horno ardiente del que salió ileso tras cinco días. Fabulaciones que le entroncan con el mito de Orfeo y el pasaje de los jóvenes hebreos en el horno.

Murió eviscerado al clavarle el verdugo un tridente, de ahí que sus efigies porten este cetro o arma, junto a la palma del martirio; aunque en algunas, más escabrosas, también lleva los intestinos en sus manos.

Aquí en España, San Mamés fue muy venerado en la vecina Sierra de Aracena. En Aroche tuvo ermita desde el Medievo y aún se celebra su romería en mayo. En Encinasola, para acrecentar la devoción al santo, una persona piadosa encargó una imagen que se colocó en la ermita de los Mártires, a la que acompañó de la edición de una novena, impresa en Sevilla en 1774, y esta estampa.

 

Texto al pie:
«Verdadero Retrato del Niño Gigante San Mamés Mártir que se venera/ En la Hermita del Carmen de los Mártires en Ensinasola. Concedidos/ 100 días de Yndulgencias por El Eminentísimo Señor Cardenal de Solís arzobispo/ de Sevilla a quien Rezare un Padre Nuestro y ave María/ y otros 100 haciendo su Novena»/. «Dibuxado por D. Francisco Jiménez». «Gravada por Pedro Gordillo en Sevilla 1774».

 

 

 

 

Galería alta

Hasta el 31 de octubre de 2017

piezames oct_17_cartela_2internet
piezames oct_17_cartela_1

PIEZA DEL MES / SEPTIEMBRE 2017

Dolores de la Virgen
Plata en su color
15.5 x 29.6 cm
Siglo XIX

Monasterio de Santa María del Valle, Zafra

 

 

 

 

En las iglesias y ermitas españolas es frecuente ver imágenes marianas con un corazón traspasado por siete espadas o una sola clavada en su pecho. Atributos iconográficos que distinguen a la Virgen de los Dolores, de la Soledad o de las Siete Espadas, cuya festividad -con mucho arraigo en nuestro país- se celebra el 15 de septiembre.

El origen de la advocación lo encontramos en el pasaje evangélico de la profecía de Simeón: en el versículo de la Presentación de Jesús niño en el Templo, cuando el anciano sacerdote predice a su Madre que, por su causa, «una espada te atravesará el alma» (Luc. 2: 35).

La devoción a los Dolores de la Virgen surge en el Medievo. Al principio, la lista solo incluía cinco, pero por equilibrio con los Siete Gozos de Nuestra Señora acabaron siendo tres relacionados con la Infancia y cuatro con la Pasión de Cristo: 1. La Profecía de Simeón; 2. La Huida a Egipto; 3. Jesús perdido y hallado en el Templo; 4. El Encuentro en la calle de la Amargura; 5. La Crucifixión; 6. El Descendimiento de la Cruz y 7. El Santo Entierro.

A finales del siglo XV, en la ciudad flamenca de Brujas se llegarán a fundar una cofradía y un convento a ellos consagrados. Y en Amberes se imprimirá en 1509 un grabado con la representación primera de las siete espadas dispuestas alrededor del pecho de la Virgen. Una iconografía patética que caló hondamente en la piedad popular, extendiéndose con rapidez por el Occidente europeo.

Con el tiempo, y sobre todo en las tallas vestideras, las espadas se colocaron clavadas, ahora, en un corazón, generalmente de metal, y dispuestas bien de forma radial o agrupadas tres a un lado y cuatro a otro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Galería alta del Museo

Del 1 al 30 de septiembre de 2017

 

piezames sep_17_cartela_2internet
piezames sep_17_cartela_1

PIEZA DEL MES / JULIO-AGOSTO 2017

Tintero y salvadera
Loza vidriada y pintada
6 x 9.5 Ø cm y 5.8 x 9.3 Ø cm
¿Alfar de Manises?
Siglo XVIII

Monasterio de Santa María del Valle, Zafra

 

Definía Covarrubias (1611) el escritorio como «el caxón donde están los papeles y escrituras», pero también como «la estancia o aposento del escribano, a donde escribe y despacha». Para el «recado de escribir», en uno u otro, el tintero y la salvadera eran imprescindibles.

Se trata de unas piezas muy variadas en cuanto a forma, estilo o materiales. Las hay de forma cúbica, prismática, esferoide…, de líneas sencillas o recargadas, y hechas en plata, vidrio, hueso o de cerámica, como las expuestas.

El tintero, el vaso para la tinta, es de forma octogonal con bordes moldurados, pero se advierte la ausencia del pocillo que la recogía. Su ornamentación es sobria: sobre el vidriado blanco estannífero de fondo destaca el azul cobalto de las guirnaldas con flores a trechos y de las líneas que la enmarcan. Se usaba, también, como portaplumas al disponer de cuatro boquillas en la parte superior donde reposarlas.

El otro vaso, la salvadera o arenero, parejo en forma y ornamentación con el tintero, está cerrado excepto por unos agujerillos en el centro remetido de su parte superior. Servía para contener la arenilla, un tipo de arena muy fina ordinariamente de hierro magnético, que se echaba sobre lo que se había escrito, a fin de enjugar la tinta y no se borrase.

Ambas piezas puede que hayan sido elaboradas en algún taller de loza de Manises (Valencia) a finales del siglo XVIII o quizá a principios del XIX. Habrían llegado a Zafra a través de sus ferias y mercados, para servir en el escritorio de la celda abacial.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Galería alta del Museo

Hasta el 31 de agosto de 2017

piezames jul_17_cartela_2a
piezames jul_17_cartela_1