Atención - Este sitio usa cookies

Al navegar o utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de ellas. Puede cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Saber más

Acepto

Una cookie es un fichero que se descarga en el ordenador/smartphone/tablet del usuario al acceder a determinadas páginas web para almacenar y recuperar información sobre la navegación que se efectúa desde dicho equipo.
 
Política de cookies: Esta Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.
 
¿Cómo se utilizan las cookies? Al navegar por este portal Web el usuario está aceptando que se puedan instalar cookies en su terminal y que nos permiten conocer la siguiente información: - Información estadística del uso de la web. - El 'login' del usuario para mantener la sesión activa en la web. - El formato de la web preferente en el acceso desde dispositivos móviles. - Las últimas búsquedas realizadas en los servicios de la web y datos de personalización de estos servicios. - Información de las encuestas en las que ha participado el usuario. - Datos de la conexión con las redes sociales para los usuarios que acceden con su usuario de Facebook o Twitter.
 
¿Cómo administrar cookies en el navegador? El usuario tiene la opción de permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su terminal:

Para ajustar los permisos relacionados con las cookies en el Navegador Google Chrome: - Hacer clic en el menú situado en la barra de herramientas. - Seleccionar Configuración. - Hacer clic en Mostrar opciones avanzadas. - En la sección “Privacidad” hacer clic en el botón Configuración de contenido. - En la sección de “Cookies” se pueden configurar las opciones.

Para ajustar los permisos relacionados con las cookies en el Navegador Mozilla Firefox: - En la parte superior de la ventana de Firefox hacer clic en el menú Herramientas. - Seleccionar Opciones. - Seleccionar el panel Privacidad. - En la opción Firefox podrá elegir: Usar una configuración personalizada para el historial para configurar las opciones. * Más información sobre Mozilla Firefox.
 
Para ajustar los permisos relacionados con las cookies en el Navegador Internet Explorer 9: - En la parte superior de la ventana de Internet Explorer hacer clic en el menú Herramientas. - Seleccionar la pestaña de Seguridad y utilizar la opción Eliminar el historial de exploración para eliminar las cookies. Activar la casilla Cookies y, a continuación, hacer clic en Eliminar. - Seleccionar la pestaña de Seguridad y utilizar la Configuración mover el control deslizante totalmente hacia arriba para bloquear todas las cookies o totalmente hacia abajo para permitir todas las cookies. Tras ello, hacer clic en Aceptar. * Más información sobre Internet Explorer 9.
 
En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. En algunos navegadores se pueden configurar reglas específicas para administrar cookies por sitio Web, lo que ofrece un control más preciso sobre la privacidad. Esto significa que se puede inhabilitar cookies de todos los sitios salvo de aquellos en los que se confíe.

PIEZA DEL MES / ABRIL 2019

Cruz abacial 
Madera tallada, policromada y dorada 
68.5 x 44.3 x 11.5 cm 
Seguidor de Roque de Balduque 
Escuela sevillana 
Tercer cuarto del siglo XVI 

Monasterio de Santa María del Valle, Zafra 

 

 

 


La celda abacial del monasterio está presidida por esta cruz que, en tiempos, encabezaba las procesiones de la comunidad de monjas, con tan solo insertarla en una vara, que se cubría en parte con una manga de tela del correspondiente color litúrgico.

El Crucificado, que cuelga de la cruz, parece acabar de morir, por sus ojos cerrados y la cabeza ladeada, a punto de caer; pero, el pecho elevado y el vientre en tensión, quieren revelarnos ese esfuerzo final por tomar aire, por retener la vida.

El rostro, de rasgos afilados, marcados pómulos y una nariz recta y poderosa, se enmarca con una cabellera partida, que cae con amplias guedejas, salvando la oreja izquierda, y una barba larga y bífida, que se trabaja con abultados mechones.

El cuerpo es esbelto, de trabajada anatomía, quizá algo imaginaria, y con unas extremidades que traslucen tendones y culminan en huesudos pies y manos.

Esta morfología fibrosa tiene relación con la estilización gótica, pero evidencia los avances anatómicos tan caros al Renacimiento. Una actitud manierista, que se advierte en la devota imagen del Cristo del Rosario, que se venera en el antiguo convento dominico de la Encarnación y Mina de Zafra, en el que sin duda se inspiraría el imaginero que lo talla y policroma allá por el tercer cuarto del Quinientos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hasta el 30 de abril de 2019
Galería alta

piezames abr_19_cartela_2a
piezames abr_19_cartela_1a

PIEZA DEL MES / MARZO 2019

Purificador de dedos

Vaso
Plata en su color
5.5 x 8 x 6 cm.
Francisco Muñoz
Taller cordobés
1815

Plato
Plata en su color
18 Ø x 2 cm.
¿Taller cordobés?
Siglo XVIII

Toallita
Lino y puntillas
27 x 21 cm.
Labor conventual
Finales del siglo XX


Monasterio de Santa María del Valle, Zafra

 

 

 


Después del Concilio Vaticano II (1962-1965), fue decayendo el rito sacerdotal de purificarse los dedos tras asir el Santísimo Sacramento, que se guardaba en el sagrario, para dar la comunión a los fieles o exponerlo en el altar a la devoción pública.

La regulación previa era, sin embargo, muy estricta. Las rúbricas o reglas prescribían que, tras tomar la hostia con sus dedos, el clérigo debía enjuagárselos. Para ello, en el lado de la epístola del altar, junto al tabernáculo, debía prevenirse un vaso conteniendo agua y una toallita, o purificador propiamente dicho, para humedecerlos y secarlos.

El vaso o bernegal muestra sección oval y base ovoide por lo que necesita apoyarse sobre cuatro pies. De sencillas líneas neoclásicas, es obra del platero cordobés Francisco Muñoz, aprobado como tal en 1792, aunque solo se conoce su producción datada entre 1806 y 1818. La pieza fue contrastada por el fiel Diego de la Vega y Torres en 1815.

El plato de mazonería parece haber perdido su decoración y punzones por desgaste, probablemente sea también producción de algún taller cordobés, aunque no coevo.

La toallita de lino y bordura de puntilla es labor conventual. Muestra tan solo una cruz de vainica en uno de sus extremos.

 

 

Marcas:
Del artífice (F./MUÑOZ), del contraste (BEGA/15) y el león rampante de Córdoba.

 

 

 

 

 

 

 

 

Hasta el 31 de marzo de 2019
Galería alta del Museo

piezames mar_19_cartela_2a
piezames mar_19_cartela_1a

PIEZA DEL MES / FEBRERO 2019

Nicolás Saggio (1650-1709), nacido en Longobardi (Italia), ingresó muy joven como fraile oblato en la Orden de los Mínimos de san Francisco de Paula. Era hombre sin instrucción alguna, de «verdaderamente idiota» se le califica en la bula de su beatificación, pero que confundía a los que le oían «hablar de las cosas divinas, y explicar sus arcanos». Mas en su tiempo apenas llegó a más que ser portero del convento de Roma. Pero, tras su muerte, fue pronto beatificado (1786), aunque la canonización se hizo esperar (2014).

El grabado, tenido por «verdadero retrato», lo muestra de medio cuerpo, con la mirada elevada contemplado el divino resplandor. Se acoge a un medallón oval, a su vez dentro de un nicho. Un trampantojo arquitectónico que se completa con un anaquel flotante sobre el que se muestran objetos alusivos a sus virtudes, espiritualidad y penitencia: el pebetero ardiente y humeante alude a su fe y caridad; el lirio, a su castidad; la corona de espinas y la disciplina, a su sacrificio y mortificación; y la calavera, a su rechazo de toda vanidad.

Es obra del dibujante y grabador Francisco Martí (Játiva, 1761-Lisboa, 1827). Un auténtico genio en su época. Fue, además, autor dramático e inventor de la taquigrafía española y de la pluma estilográfica.

 

Texto al pie:
“V[erdader]O R[etrat]O DEL B[ea]TO NICOLAS DE LONGOBARDO RELIGIO/so Minimo; Muriò en Roma año 1709./ Fran[cis]co Martì lo di[buj]o y Gravò”.

Procedencia:
Estampa suelta extraída de la obra Vida del B. Nicolas de Longobardi de Joseph Maria Perimezzi. En la imprenta Real de Don Ignacio Maria Serrà, Mallorca, 1787.

 

 

 

 

 

 

San Nicolás de Longobardo
Grabado calcográfico, aguafuerte y buril
14.9 x 10.3 cm
Francisco de Paula Martí Mora 
Mallorca
1787

Monasterio de Santa María del Valle, Zafra

 

Hasta el 28 de febrero de 2019
Galería alta del Museo
piezames feb_19_cartela_2b
piezames feb_19_cartela_1b

PIEZA DEL MES / ENERO 2019

La liturgia está llena de símbolos y de signos que, aunque ninguno es fútil, por impericia a veces caen en desuso. Así viene ocurriendo con el cubrecopón: un paño de seda, tul o encajes, en ocasiones con bordados, al que se da forma circular o cruciforme, para cubrir el copón en el que se reserva el Santísimo Sacramento.

Como vaso sagrado, normalmente el copón es de metal precioso y forma de copa semiesférica, con tapa rematada en cruz. El sentido de cubrirlo es advertir a los fieles de que contiene hostias consagradas. Por ello, durante la Misa y antes de la Consagración, permanece descubierto y solo se vela justo antes de guardarlo en el sagrario, tras la Comunión.

Desde un punto de vista simbólico, evoca la tienda que cubría el Arca de la Alianza durante el Éxodo judío hacia la Tierra Prometida y el velo del Sancta Sanctorum del Templo de Jerusalén.

El cubrecopón, obra de alguna de las monjas que habitaron el convento a principios del pasado siglo, tiene forma de capillo y está hecho en tisú de plata, con flecos y fimbria dorados. Lleva una decoración de roleos bordados con hilos dorados, lentejuelas y tachones de cristal, que flanquean una custodia u ostensorio de idéntica labor.

 

 

 

 

 

 

 

 

Cubrecopón 
Tela, cristal, lentejuelas e hilos metálicos 
15 x 51 cm 
Labor conventual 
Principios del siglo XX 

 

Monasterio de Santa María del Valle, Zafra 

  

Hasta el 31 de enero de 2019
Galería alta
piezames ene_19_cartela_2
piezames ene_19_cartela_1a