Atención - Este sitio usa cookies

Al navegar o utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de ellas. Puede cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Saber más

Acepto

Una cookie es un fichero que se descarga en el ordenador/smartphone/tablet del usuario al acceder a determinadas páginas web para almacenar y recuperar información sobre la navegación que se efectúa desde dicho equipo.
 
Política de cookies: Esta Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.
 
¿Cómo se utilizan las cookies? Al navegar por este portal Web el usuario está aceptando que se puedan instalar cookies en su terminal y que nos permiten conocer la siguiente información: - Información estadística del uso de la web. - El 'login' del usuario para mantener la sesión activa en la web. - El formato de la web preferente en el acceso desde dispositivos móviles. - Las últimas búsquedas realizadas en los servicios de la web y datos de personalización de estos servicios. - Información de las encuestas en las que ha participado el usuario. - Datos de la conexión con las redes sociales para los usuarios que acceden con su usuario de Facebook o Twitter.
 
¿Cómo administrar cookies en el navegador? El usuario tiene la opción de permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su terminal:

Para ajustar los permisos relacionados con las cookies en el Navegador Google Chrome: - Hacer clic en el menú situado en la barra de herramientas. - Seleccionar Configuración. - Hacer clic en Mostrar opciones avanzadas. - En la sección “Privacidad” hacer clic en el botón Configuración de contenido. - En la sección de “Cookies” se pueden configurar las opciones.

Para ajustar los permisos relacionados con las cookies en el Navegador Mozilla Firefox: - En la parte superior de la ventana de Firefox hacer clic en el menú Herramientas. - Seleccionar Opciones. - Seleccionar el panel Privacidad. - En la opción Firefox podrá elegir: Usar una configuración personalizada para el historial para configurar las opciones. * Más información sobre Mozilla Firefox.
 
Para ajustar los permisos relacionados con las cookies en el Navegador Internet Explorer 9: - En la parte superior de la ventana de Internet Explorer hacer clic en el menú Herramientas. - Seleccionar la pestaña de Seguridad y utilizar la opción Eliminar el historial de exploración para eliminar las cookies. Activar la casilla Cookies y, a continuación, hacer clic en Eliminar. - Seleccionar la pestaña de Seguridad y utilizar la Configuración mover el control deslizante totalmente hacia arriba para bloquear todas las cookies o totalmente hacia abajo para permitir todas las cookies. Tras ello, hacer clic en Aceptar. * Más información sobre Internet Explorer 9.
 
En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. En algunos navegadores se pueden configurar reglas específicas para administrar cookies por sitio Web, lo que ofrece un control más preciso sobre la privacidad. Esto significa que se puede inhabilitar cookies de todos los sitios salvo de aquellos en los que se confíe.

PIEZA DEL MES / OCTUBRE 2020

Alegoría de las virtudes de sor Margarita de la Cruz 
Grabado calcográfico a buril 
19.8 x 13.4 cm   
Pedro Perrete 
Madrid 
1636 
 
Monasterio de Santa María del Valle, Zafra 

 
 
 
Sor Margarita de la Cruz (1567-1633) fue una monja clarisa de alcurnia imperial: era hija y nieta de emperadores y hermana del rey Felipe II.
 
Tenía una vocación religiosa tan profunda que abandonó las pompas mundanas a las que estaba destinada, para recluirse en el monasterio de las Descalza Reales, cercano al Real Alcázar de Madrid.
 
Esta hagiografía fue escrita por su confesor el franciscano Juan de Palma, por encargo del rey Felipe IV, su sobrino nieto, e impresa en la Imprenta Real en 1636. El objetivo de tan rápida publicación, a tan solo tres años de su fallecimiento, buscaba que su virtuosa vida de claustro sirviese para iniciar su proceso de beatificación.
 
Se enriquece el libro con estampas del grabador barroco Pedro Perret o Perete (c.1610-1639), hijo y discípulo del grabador flamenco Pedro Perret. Ambos estuvieron al servicio de la Casa Real, pero su corta vida hizo que alguno de sus grabados se atribuyera a su progenitor.
 
Uno de sus mejores trabajos es la serie de nueve estampas, incluida la portada, que forman parte de esta obra. En la última vemos a dos angelotes que descubren el lecho mortuorio de la infanta monja. Amortajada con el hábito de las clarisas, porta un crucifijo entre sus manos y está cubierta de flores. Alrededor seis mujeres alegorizan las virtudes que ornaron su existencia: caridad y esperanza, en primer término, y religiosidad, pobreza, fe y humildad, detrás del lecho.
 
 
 
Vida de la Serenísima Infanta sor Margarita de la Cruz Religiosa descalça de S. Clara. Dedícala al Rey Nuestro Señor Philipe IIII el P.F. Ioan de Palma Definidor General de la Orden de San Francisco Confesor de Su Alteza Hijo de la S. Prouincia de Los Ángeles. Con Preuilegio En Madrid. En la Inprenta Real. Año de 1636.
Monasterio de Santa María del Valle, Zafra

 

 

 

 

 

Galería alta del Museo
Hasta el 31 de octubre de 2020
piezames oct 20 cartela 2a
piezames oct_20_cartela_1a

PIEZA DEL MES / SEPTIEMBRE 2020

Patenas e hijuela 
Plata dorada 
0.8 x 13.7 Ø cm  
0.6 x 12 Ø cm 
0.5 x 8.7 Ø cm 
Siglo XVI-XIX 
Monasterio de Santa María del Valle, Zafra 

 

 

 

 

La patena es un platillo de metal noble, circular y levemente cóncavo en su centro, que sirve en la Liturgia Eucarística para contener la hostia, la forma redonda y delgada de pan ácimo que se consagra y consume.

La patena ha evolucionado con el tiempo. En los primeros siglos, algunas eran como bandejas en las que se recogían las ofrendas de pan que, ya consagrado, se distribuían entre los feligreses asistentes.

Durante el Medievo, cambia la liturgia y se acentúa el celo respecto de la Comunión, así como su consumo frecuente, lo que lleva al uso de la patena sólo por los sacerdotes, a su reducción de tamaño y a la utilización de plata u oro en su manufactura; si bien, se permitía su ornamentación con relieves, esmaltes e, incluso, cabujones.

Después del Concilio de Trento, se vuelve totalmente lisa para extremar su aseo y pulcritud como vaso sagrado que había de contener el Cuerpo de Cristo. De ahí nacen las expresiones populares «limpio como una patena» o «más limpio que una patena» o, sencillamente «como una patena».

La hijuela, que las acompaña, cubría la hostia antes del Ofertorio; mas, es raro que sea de plata, lo usual es que fuese de tela bordada y acartonada.

 

 

 

 

 

 

 

Galería alta 
Hasta el 30 de septiembre de 2020
piezames sep_20_cartela_2a
piezames sep_20_cartela_1a

PIEZA DEL MES / JULIO-AGOSTO 2020

Emblema de san Ignacio de Loyola
 
Plata en su color, cincelada, repujada, burilada, calada y fundida
28.3 x 16 x 2.2 cm
Sin marcas. Taller andaluz
Siglo XVIII
 
Monasterio de Santa María del Valle, Zafra
 
 

 

Hasta mediados del pasado siglo, en la iglesia conventual se conservaba un retablo dedicado a la Virgen de la Antigua, que conocemos a través de una fotografía parcial, tomada por el catedrático Diego Angulo en 1927, que guarda la Fototeca de la Universidad de Sevilla. En ella se ve, además, una talla de san Ignacio de Loyola, que sostiene con su mano derecha este emblema iconográfico.

Vendido el retablo, la imagen pasó a la sacristía y de ahí a la iglesia del colegio de Villafranca de los Barros.

El emblema, que desconocemos porqué se quedó en el convento, es una pieza sencilla en la que se advierte el punteado del diseño realizado por el platero para comenzar su labor de cincelado en algún taller sevillano o cordobés de la segunda mitad del siglo XVIII.

Consta de un mango del que surge un sol radiante, con rayos rectos y flameantes, en cuyo centro se muestra recortado el antiguo monograma IHS, abreviatura del nombre de Jesús en griego, que ha sido desarrollado en latín como Iesus Hominum Salvator o Jesús salvador de los hombres, traducido al castellano.

Fue el propio Loyola, uno de los fundadores de la Compañía de Jesús, quien adoptó en su sello como general de la orden dichas siglas rematadas por una cruz. Posteriormente fue asumido, rodeado de rayos, como emblema jesuítico.

 

 

 

 

 

 

Galería alta del Museo
Hasta el 30 de agosto de 2020
piezames jul-ago_20_cartela_2a
piezames jul-ago_20_cartela_1a

PIEZA DEL MES / JUNIO 2020

Cortina de sagrario
 
Raso, hilos de oro, plata, oro y seda, lentejuelas y vidrios de colores
51 x 41.5 cm
Labor monacal
Finales del siglo XIX o comienzos del XX
 
Monasterio de Santa María del Valle, Zafra
 
 
 
   
 
 
 
 
Antes del Concilio Vaticano II, en señal de respeto y veneración, se acostumbraba a cubrir o velar la puerta del sagrario, en el que se custodiaba el Santísimo Sacramento, con una cortina de tela, a veces de los colores del tiempo litúrgico, que se solía ornamentar con simbología alusiva a la Eucaristía.
 
Para el del altar mayor de la iglesia conventual, las monjas clarisas, sobre una tela rectangular de raso marfileño, bordaron en realce sobrepuesto una custodia dorada, de las llamadas de sol, en cuyo centro refulge un disco plateado que evoca una Hostia consagrada. 
 
Las espigas y el racimo de uvas dispuestos en redor aluden a las especies eucarísticas, pan y vino, que merced a la transustanciación se convierten en carne y sangre de Cristo durante la liturgia eucarística, la parte central y culminante de la Santa Misa.
 
La iglesia católica solemnizó este misterio sacramental, que no advierten los sentidos, pero reemplaza la fe, instituyendo en 1264 la festividad del Corpus Christi, tras difundirse las visiones de una religiosa de Lieja y el milagroso brote de sangre al partir la hostia consagrada en Bolsena.
 
Una celebración litúrgica para la que el santo dominico Tomás de Aquino (1225-1274) compondría, entre otros, el himno eucarístico Pange Lingua, que aún se entona en las iglesias mientras se adora al Santísimo Sacramento.
 
 
 
 
 
  
 
 
 
 
 
Galería alta
Hasta el 30 de junio de 2020
piezames jun_20_cartela_2a
piezames jun_20_cartela_1a